Las 8 enfermedades más comunes del canario

Las 8 enfermedades más comunes del canario
5 (100%) 1 vote

En esta oportunidad vamos a ver cuales son las enfermedades más comunes del canario que pueden poner en serio peligro su existencia, pero que si nos adelantamos, con unas pocas reglas elementales les daremos una vida más agradable y nos lo compensaran con creces.

Uno de los problemas mas comunes y  peligrosos, es la presencia de piojos de las plumas, estos aparecen en verano y  el factor causante es la falta de higiene.
Estos indeseables visitantes estacionales se detectan por la forma poco común de rascarse los canarios, no debemos confundir cuando  están higienizando e impermeabilizando las plumas que se pasan el pico sobre la rabadilla, ubicada donde nacen las plumas de la cola y que segrega una sustancia aceitosa que impermeabiliza y le da el brillo a las plumas.

Aparecen, los piojos, en las zonas del canario donde mas calor tiene es decir debajo de las alas, alrededor del cuello y en la zona de la cloaca.
Cuando se lo vea muy molesto se  lo coge sin miedo pero con firmeza y miramos soplando en las zonas arriba mencionada y si hay piojos los veremos al igual que a los huevos.

¿Que hacer frente a esto?  muy fácil, si la hembra tiene nido con pichones o huevos, preparamos el de repuesto con pelos de cabra u otro elemento sustitutivo y lo colocamos cambiamos palos y pulverizamos la jaula (con los canarios adentro) con un acaricida en aerosol. Los accesorios que sacamos “infectados” procederemos a lavarlos en agua con lejía y en lo posible, dejarlos a secar al sol.

Resfrío común,  suele ser frecuente y puede darse cuando la jaula esta expuesta a corrientes de aire o se la pasa de un sitio fresco a uno caluroso bruscamente y viceversa, nos daremos cuenta porque el animal mueve repetidas veces la cabeza, tiene los ojos lagrimosos y cuando es muy fuerte se le ve alguna especie de mucosidad leve en las fosas nasales.
Ante este síntoma consultar lo antes posible a un profesional, el cual le indicara un antibiótico especifico y  para estabilizarlo un complejo vitamínico si fuese necesario.

Asma: esta patología puede o no estar relacionada con la anterior y se caracteriza porque el canario emite una especie de silbido continuo, lo cual pone en evidencia la dificultad para inspirar y expirar, al primer síntoma consultar a quien sepa del tema pues puede cronificarse e incluso en el peor de los casos provocar la muerte porque no puede comer.
Además lo veremos al igual que en el caso del resfrío con las plumas englobadas y pachucho. El tratamiento aconsejado es darle un antiasmático, normalmente alrededor de una semana.

Enflaquecimiento: También es algo que suele ocurrir, con cierta frecuencia el animal está todo el día comiendo pero se lo ve raro, con poco brillo en las plumas, poca vitalidad y un poco inflado, si nosotros lo cogemos y le tocamos el pecho notaremos que se le toca el hueso y a esto se le llama  “Pecho en quilla” aludiendo a la forma de la quilla de los barcos.. El enflaquecimiento es un síntoma de la existencia de infección por parásitos u otra bacteria.

Es muy importante detectarlo tempranamente porque suele tener un buen índice de cura pero si es muy severo es insolucionable.

La forma de encarar una posible curación es llevar deposiciones de dos o tres días a un veterinario para que él realice un coprocultivo y dependiendo de los parásito o bacterias que encuentre, y el grado de infectación indicara lo que corresponda. Suele tener un mal pronóstico.

Diarreas: Puede se producidas por varios factores que actúan en forma conjunta a saber, agua en mal estado por no estar lo suficientemente limpia o por calentarse al estar la jaula expuesta al sol.

Una de las primeras cosas a hacer es higienizar comederos, bebederos y fondo de la jaula, no se debe suministrar frutas ni hojas verdes, pero sí agua para que no se deshidraten. Si no ceden los síntomas en 24 horas suministrarles la medicación especial, que ya viene preparada un antidiarréico.
Estreñimiento: Es la patología opuesta a la anterior, al animal se lo ve inflado, hace esfuerzos para defecar y las deposiciones son duras y oscuras.
La causa es una mala alimentación lo que debemos hacer es darle una dieta equilibrada donde prime las frutas y hojas verdes.

Quistes: Son formaciones en forma de granos que suelen aparecer en diversas partes del cuerpo que se eliminan pero vuelven a aparecer y esto tiene una sola causa el abusar de la cruza de ejemplares nevados. No hay ninguna medicación lo que puede hacerse es una vez que el quiste esté “maduro” se lo extirpa y desinfecta la zona, suelen aparecer todos los años y cada vez más grandes y le producen dolor y molestias al pájaro.

Falsa Muda: Está ocasionado por la pérdida de plumas fuera de época el causante es una dieta desequilibrada y stress . La solución está en un complejo vitamínico y una dieta variada y adecuada.

Tengamos muy encuenta que no hay mejor prevención  que una buena alimentación,  darles las mixturas de semillas teniendo en cuenta la CALIDAD y NO el precio, pues las mezclas BARATAS provoca que  hayan pichones que engorden desmesuradamente y en muchos casos que muera. Y el otro pilar de la prevención es la consulta a tiempo que evitará malos momentos a la mascota.

Y por hoy es suficiente, ya seguiremos con nuestro alegre amigo en breve.

Cómo mantener a su mascota a salvo de parásitos

Rate this post

El verano es una época propicia para el desarrollo de todo tipo de parásitos que afectan a nuestras mascotas. A pesar de que el cambio climático que actualmente padecemos hace que podamos ver parásitos en meses en los que tradicionalmente la presencia de éstos había sido escasa o nula, su pleno apogeo se produce en los meses de primavera y verano.

Podemos clasificar a los parásitos que afectan a nuestras mascotas, de una forma simple, en dos categorías: externos e internos. Los principales parásitos externos son las pulgas, garrapatas y mosquitos. En cuanto a los parásitos internos, los gusanos y protozoos intestinales, el gusano del corazón (Filaria) y los parásitos hemáticos son los principales parásitos internos con los que los veterinarios nos enfrentamos normalmente.

garrapata-repleta-de-sangre
Las pulgas son causantes de dermatitis pruriginosas (con picor), llegando a producir hipersensibilidad a la picadura de la pulga en algunos animales. También son portadoras de otros parásitos, como Dipylidium caninum, una tenia que el perro o gato puede adquirir si al morderse para aliviarse el picor producido por las pulgas ingiere alguna de éstas.
Las garrapatas son los principales transmisores, a su vez, de otros parásitos hemáticos como Ehrlichia, Babesia, Hepatozoon…, parásitos que viven en las células sanguíneas y que pueden producir enfermedades muy serias en nuestras mascotas.

morula-de-ehrlichia-en-una-plaqueta-de-un-perro
Los mosquitos son vectores de enfermedades como la filariosis (gusano del corazón) o la leishmaniasis, enfermedades muy graves que afectan sobre todo al perro, y de las que casi todos los propietarios de perros han oído hablar, pues es tan alta su prevalencia y su incidencia anual en muchas regiones españolas, que muchos veterinarios realizan campañas anuales para la detección precoz de ambas enfermedades. Hay gran cantidad de gusanos intestinales que afectan a perros y gatos, Toxocara canis, Toxascaris leonina, Dipylidium caninum…, amastigotes-de-leishmaniapero es Echinococcus granulosus la que más tememos, pues es la tenia causante del quiste hidatídico en el hombre, una grave enfermedad en la que se forman quistes de gran tamaño en diversos órganos como el hígado, pulmones o cerebro y que puede resultar fatal para la persona que la padezca.

Por todo lo anteriormente descrito es importante que realicemos un buen control antiparasitario en nuestras mascotas. La gran cantidad de productos disponibles en el mercado para combatir todos los parásitos mencionados lleva a algunos propietarios de animales a elegir muchos productos para su animal, algunos de los cuales pueden ser de similares características, por lo que si realizamos una buena selección de los antiparasitarios, tanto internos como externos, la tarea se puede simplificar enormemente.

Es recomendable pedir consejo e información al veterinario, ya que actualmente existen antiparasitarios orales que combinan diversos medicamentos para cubrir con un solo comprimido la mayor parte de los parásitos internos. Así como preparados externos que son eficaces a la vez contra garrapatas, pulgas y mosquitos.

Es importante remarcar que la prevención que se hacía tradicionalmente contra parásitos intestinales cada 3 meses ha resultado ser ineficaz para evitar la presencia de parásitos en las mascotas, según demuestran estudios recientes. Por ello la recomendación actual es usar los antiparasitarios internos y externos mensualmente, y no solo en los meses de primavera y verano como se hacía antes, sino a lo largo de todo el año, pues es la única forma de reducir al máximo la posibilidad de que nuestras mascotas sean parasitadas.

También es cierto que ningún antiparasitario externo es cien por cien eficaz, y muchos de los animales a los que los veterinarios diagnostican leishmaniasis o enfermedades transmitidas por garrapatas llevaban colocado su collar antiparasitario o su pipeta mensual. No obstante,  tanto un buen collar, como una pipeta adecuada, o un buen spray van a reducir grandemente la posibilidad de que nuestra mascota se vea afectada por cualquier parásito externo.

Finalmente, aunque podemos prevenir o tratar eficazmente las parasitosis intestinales, incluso la filariosis, para la que, aparte de los antiparasitarios tradicionales, disponemos de un antiparasitario inyectable que aplicado una vez al año evita la presencia de este parásito, aunque el perro sea picado por un mosquito infestado, aún no se dispone de una prevención eficaz (la tan deseada vacuna) contra la leishmaniasis, por lo que los antiparasitarios externos son lo único de lo que podemos echar mano para intentar que nuestras mascotas sean picadas por la menor cantidad posible de mosquitos, de forma que la probabilidad de adquirir dicha enfermedad se minimice al máximo.

Resumiendo: la elección de un buen antiparasitario interno combinado con un antiparasitario externo eficaz, aplicados ambos mensualmente, puede evitar serias enfermedades, algunas letales, en nuestros perros y gatos. Pues como todos sabemos, prevenir es mejor que curar.

Las imágenes del artículo fueron tomadas por AV Veterinarios.
La imagen de portada es propiedad de Josh Russell registrada bajo creative commons.